Visitar el Palacio de Versalles

Una vez en París, la visita al famoso Palacio de Versalles, a unos veinte kilómetros, es obligada.

Versalles es hoy uno de los palacios más elegantes, ricos y suntuosos del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y destino de millones de turistas cada año.

Versalles, ante todo, es el Rey Sol. En esta ciudad, todo recuerda a Luis XIV, quien concibió personalmente el magnífico proyecto, estudió su construcción y cuidó los detalles más insignificantes para rendir homenaje a su figura y, en consecuencia, hacer es un símbolo del absolutismo y un homenaje magistral al Grand Siècle.

Algunos datos sobre el Palacio de Versalles

Con sus 2.300 habitaciones, 67 grandes salones y más de 23.000 pinturas, esculturas y obras de arte de diversa índole, el Palacio de Versalles representa uno de los lugares históricos más importantes e interesantes del mundo, además de figurar entre los más grandes y majestuosos edificios existentes.

En esta guía visitaremos, aunque virtualmente, las salas del Palacio de Versalles, y también descubriremos juntos los jardines y el Gran Trianon.

Pero primero veamos alguna información práctica.

Cómo llegar al Palacio de Versalles desde París

Para llegar al Palacio de Versalles necesitas tomar el RER C (más información sobre el RER) y bajarte en la estación Versailles – Rive Gauche.

Cuando compre el boleto, debes especificar el destino, Versalles de hecho.

Alternativamente, puedes tomar el tren SNCF (los ferrocarriles franceses) desde Paris Montparnasse y bajarse en Versailles Chantiers, o desde Paris Saint Lazare y bajarse en Versailles Rive Droite.

Precios de las entradas para el Palacio de Versalles

Hay varios tipos de entradas, ya que hay diferentes cosas para ver.

  • Entrada pasaporte: 27 € dos días o 18 € un día: es la entrada más completa e incluye la visita al Palacio, el Trianon, la Casa de María Antonieta, los jardines y las exposiciones temporales. También incluye la audioguía en español.
  • Entrada al Palacio 15 €. Incluye entrada al Palacio de Versalles y exposiciones temporales. También incluye la audioguía en español.
  • Entrada para el Trianon 10 €. Incluye la entrada al Gran y Pequeño Trianón ya la casa de María Antonieta. Incluye la entrada a las exposiciones temporales que se celebran en el Gran Trianón.

Horario de apertura del Palacio de Versalles

Del 1 de abril al 31 de octubre (temporada alta)

  • Palacio: de 9 a 18:30 (6:30pm) todos los días. Cerrado los lunes y el 1 de mayo.
  • Los palacios de Trianon y la Casa de María Antonieta: de 12 a 18.30 todos los días. Cerrado los lunes y el 1 de mayo.
  • Los jardines: están abiertos todos los días de 8 a 20:30. Cierran a las 17.30 h los sábados cuando hay espectáculo nocturno de fuentes. Cierran a las 18.30 h los días 14 y 15 de julio.
  • El parque está abierto todos los días de 8 a 20:30.

Del 1 de noviembre al 31 de marzo (temporada baja)

  • Palacio: de 9 a 17:30 todos los días excepto los lunes.
  • Los Palacios del Trianón y la Casa de María Antonieta: de 12 a 17.30 todos los días excepto los lunes, que está cerrado.
  • Los jardines y el parque: están abiertos todos los días de 8 a 18.

Para más información visita el sitio web oficial.

Información histórica sobre el Palacio de Versalles

Los jardines de Versalles
Los jardines de Versalles

Versalles fue comprada por el padre del Rey Sol, Luis XIII, para obtener un modesto pabellón de caza. Luis XIV se enamoró del Palacio desde niño y, cuando se hizo adulto, lo eligió como su lugar de residencia.

El hábitat natural, puramente pantanoso e insalubre, no lo desanimó y, por el contrario, contrató a los mejores genios de la época que lograron transformarlo en uno de los jardines más bellos del mundo.

La envidia por la estupenda residencia de Nicolas Fouquet en Vaux-le-Vicomte llevó aún más sus ambiciones al extremo: de hecho, no dudó en hacer arrestar a su Superintendente de Finanzas y contratar a los mismos artistas para la obra que celebraría eternamente su encanto y poder, en definitiva, su grandeza.

En la obra participaron los mejores artistas de la época: los arquitectos Le Vau y Mansart, el pintor Le Brun, el escultor Coysevox, el diseñador de jardines Le Notre, el decorador Le Boulle, las obras hidráulicas fueron confiadas a Pietro Fancini y el cantante fue Moliere, quien la llamó la isla encantada.

Para realizar un capricho en una celebración viva de su ego, espejo de su espíritu y de su gusto, no escatimó en gastos: los costes estimados fueron de 400 millones de francos, las obras duraron de 1661 a 1682 y participaron más de 30.000 trabajadores.

Todos los caprichos del Rey Sol fueron cumplidos y siempre se mantuvo sordo a los pedidos de prudencia que le hacía el ministro Colbert, despidiéndolo con un simple: Le Roi c’est moi (El Rey soy yo).

Aquí nada se dejó al azar: las estancias se estructuraron de forma que reflejaran la centralidad del Rey Sol, con todas las estancias y cortesanos (unos 10.000, egoístamente acogidos para sentirse aún más importantes) que giraban en torno a él; el día estaba marcado por rígidas ceremonias, comenzando con la palanca y terminando con el rito del cocher.

Luis XIV necesitaba crear “su” capital: París ya había sido testigo de demasiados acontecimientos y, para ello, Versalles era perfecto. La simbiosis que estableció con el Palacio fue, cuanto menos, visceral; de hecho, solía repetir: L’Etat c’est moi. Versalles c’est moi (El Estado soy yo, Versalles soy yo).

A los ojos de los visitantes contemporáneos, Versalles sigue siendo un monumento sin igual, un brillo de opulencia y magnificencia: aquí nada es útil, todo es apariencia.

Desde 1682, año en que Luis XIV traslada la residencia real, hasta 1789 Versalles fue la residencia de los reyes de Francia, recibiendo visitas de vencedores y vencidos, nobles de toga y espada, reinas oficiales y amantes secretos.

En efecto, la riqueza se manifestó ostentosamente, y la paciencia de la chusma miserable, cansada y hambrienta se desbordó con una violencia y dureza inauditas con los dramáticos acontecimientos de la Revolución Francesa.

Versalles más tarde fue testigo de eventos muy importantes como la firma del Tratado de Paz de 1919, el G7 de 1982 y las sesiones parlamentarias de revisión constitucional.

A pesar de todo, Versalles solo puede estar eternamente ligado a la figura radiante de su creador Luis XIV, cuyo esplendor y esplendor refleja cada día.

Qué ver en el Palacio de Versalles

Qué ver en el Palacio de Versalles

La visita al Palacio de Versalles comienza entrando por lo que se llama el “Coeur d’honneur“, la entrada principal. Las dimensiones del edificio son tan grandes que dejan a todos los visitantes en suspenso. Para comprender la ubicación de los grandes apartamentos – Le Grands Appartements – que se encuentran tanto en el piso principal…
Los Jardines de Versalles

Jardines de Versalles: cómo visitarlos, horarios, precios y fotos

Además de las bellezas presentes en el interior del Palacio de Versalles, los jardines, abiertos todos los días, incluso los lunes cuando el Palacio de Versalles está cerrado, son una de las atracciones más hermosas y relajantes de esta ciudad ubicada a solo 20 km de París. Información útil Horario de apertura de los Jardines…
 

Crucero por el Sena con Bateaux Mouches

No te pierdas el tour más clásico de París.

A solo €15 en línea. ¡Totalmente reembolsable!

Reserva ahora

Las actividades favoritas de los lectores de ViajesaParis.com



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *